Mbappé lidera la fiesta de Messi

Mbappé lidera la fiesta de Messi

Ni el debut ni la fiesta de Leo Messi pudo saciar a Kylian Mbappé. El internacional francés fue el protagonista inesperado (con su futuro sin decidirse aún) en el debut histórico del astro argentino, que entró en el minuto 65 con 0-2 (así acabó el partido) en el marcador. Reims se convirtió en una fiesta con Mbappé vestido de verdugo y con Messi en el foco de los miles de aficionados que se concentraron en el estadio para únicamente poder contar que vieron el primer partido del rosarino en la Ligue 1.

Desde una reventa de 1.500 € antes del partido hasta unas colas interminables para acreditarse, la efervescencia generada por Messi en los prolegómenos del partido se esfumó de un plumazo. El argentino apuntaba a titular, pero finalmente Pochettino decidió no incluirle en el once por precaución. Mbappé, en el que podía ser su último partido con la camiseta del PSG, sí fue titular en una alineación que también traía la segunda titularidad consecutiva de Keylor Navas. El costarricense le volvía a ganar la titularidad a Donnarumma en una decisión que podría ser definitiva para Pochettino.

El inicio del partido, marcado por una inédita falta de saque de centro del Stade Reims, estuvo marcado por la intensa presión del equipo que dirige Óscar García, que salió a ser protagonista y valiente e inquietó la salida de balón del PSG. No obstante, la primera gran ocasión del encuentro la tuvo Mbappé, que, como si de una gacela se tratara, entró en el área del Reims a una velocidad supersónica y se sacó de la manga un recurso con la puntera que por milímetros no fue gol.

Si Mbappé perdona una vez, dos ya no. El internacional francés adelantó a su equipo en el minuto 16 aprovechando un gran centro de Di María. Es el segundo gol consecutivo de cabeza de Mbappé tras haber anotado también de un testarazo ante el Brest la semana pasada. A partir del 0-1, el Reims, que ya estaba empezando a dar síntomas de debilidad, se puso a merced de un PSG {nueva camiseta Paris Saint-Germain} que empezaba paulatinamente a ser un rodillo y a, evidenciar, que el 0-2 iba a llegar más pronto que tarde a no ser que la piedad parisina aterrizase en el Agusute Delaune. Aún así, el Reims tuvo en el final de la primera parte dos llegadas que pusieron el miedo en el cuerpo en el PSG.

En la segunda mitad, prácticamente todo el mundo quería saber en qué minuto iba a debutar Messi y ni el gol anulado a Munetsi cambiaban los nervios del Stade Auguste Delaune. Era intrascendente lo demás, pero Mbappé volvió a ser protagonista. Justo en el momento en el que el argentino iba a entrar, el internacional francés aprovechó un gran centro de Achraf para hacer el 0-2. Fue entonces cuando el mundo se paró. Cuando la Ligue 1 entró en una nueva dimensión y cuando el estadio del Reims al unísono comenzó a corear su nombre al unísono. Messi debutaba en la Ligue 1 y ya nada volvería a ser igual en Francia.

El astro argentino entró por Neymar en el minuto 65 y monopolizó prácticamente todos los ataques de su equipo. No paró de pedirla, tiró paredes con Mbappé, provocó un fervor espectacular en el público (encantado a pesar del 0-2 visitante) y acaparó todas las miradas en cada mínima acción o movimiento que se producía a su alrededor. Incluso recibió dos faltas muy duras, en una clara bienvenida de la dureza con la que se juega en la Ligue 1 por momentos. El PSG venció 0-2 y alcanzó el pleno de victorias en cuatro jornadas de la Ligue 1.Navegar www.camisetasfutboleses.com.es ¡Hay muchas cosas nuevas que esperan que las descubras!

Replies: 0 / Share:

You might also like …

Post Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *